viernes, 24 de marzo de 2017

POR UNA ROSA

Laura Gallego, Javier Ruescas y el autor mexicano Benito Taibo reinterpretan el cuento de La Bella y la Bestia muy distintos de la historia que conocemos gracias a la casa Disney. Junto a la Bella y la Bestia también encontramos como nexo de unión entre estos tres mundos, estos tres cuentos, una flor, la rosa, que con sus espinas nos pinchará, a no ser que sea de plástico o… En todas ellas, hay una historia de amor, de amor verdadero, como dirían en La Princesa Prometida, pero esas historias las tendréis que leer, pues yo os voy a hablar de lo que me ha llamado la atención en esos cuentos

Laura Gallego en El Zorro y la Rosa nos vuelve a llevar al mundo de Todas las Hadas del Reino con sus peculiares hadas madrinas. Aquí Ren, ese ancestral con figura de zorro, entra en el castillo de la Bestia; tras hablar con el monstruo, Ren querrá averiguar quién y por qué ha lanzado ese horrible hechizo. Lo malo es que yo, al igual que Ren, sufro una pequeña maldición y no me acuerdo de lo que os iba a contar.

Benito Taibo en Anabella y la Bestia nos lleva al mundo real, al mundo actual, el de los espaldas mojadas, los pollos, como dice en el relato, el de los inmigrantes ilegales que quieren cruzar la frontera con Estados Unidos (advierto, la bestia no es Trump, y no es ningún spoiler). En un relato duro, Anabella, a quien su madre le ha dado este nombre por una muñeca de juguete que es una princesa y sin ningún parecido con la niña, tendrá que enfrentarse a dos terribles bestias: una, el tren que utilizan los inmigrantes para cruzar México y acercarse a los Estados Unidos; la otra, el monstruo que muchos de nosotros llevamos dentro.

Javier Ruescas en Al Cruzar el Jardín nos transporta a un mundo post-apocalíptico. Es un historia contada de una forma delicada, casi poética, con un narrador en segunda persona, que logra desde el primer momento sumergirnos en este sorprendente relato, que en el fondo esconde una historia de Montescos y Capuletos (no digo Romeo y Julieta, pues los protagonistas, en ningún momento, se quieren matar o fingir su suicidio). Una vez que Fiara descubre su secreto, podríamos pensar que los protagonistas han intercambiado sus roles.

Os dejo con un video donde Javier Ruescas presenta y lee fragmentos del libro: