miércoles, 3 de agosto de 2016

SILENO: TAMBORES EN LA BATALLA


ECHÁNDOSE LA LLAVE
—¡Ahí te quedas encerrado hasta que te rindas por hambre!

Podemos ver esta exposición, que lleva el subtítulo Crónica Ilustrada de la I Guerra Mundial, en el museo ABC hasta el  16 de octubre.

Para cuando los ejércitos inundaron con sus marciales toques de tambor casi todos los rincones de la vieja Europa, en el verano de 1914, el zaragozano Pedro Antonio Villahermosa y Borao era uno de los principales caricaturistas de carácter político en España, conocido bajo el seudónimo de Sileno.

Semanalmente, el dibujante fue recogiendo mediante caricaturas los principales acontecimientos que  jalonaron el desarrollo de la I Guerra Mundial, que se publicaban tanto en la revista Blanco y Negro como en el Diario ABC, dentro de las páginas de su suplemento Gedeón.

Tambores en la Batalla nos acerca a la Gran Guerra desde un ángulo diferente, los dibujos en tinta de un observador desde la distancia de un terreno teóricamente neutral, España. De esta forma podemos tener una visión de los grandes momentos de la guerra como la batalla de Verdún, el desembarco de Galípoli, la aparición de los zepelines, la guerra en el mar, la entrada en el conflicto de los Estados Unidos, la revolución bolchevique o la difícil neutralidad española. Una crónica, en tono de humor, que narra con precisión y maestría todo el conflicto.


La exposición está integrada por una selección de 100 piezas de la serie bélica que Sileno publicó semanalmente durante la guerra. Es la primera vez que estos originales se exhiben al público. Se presentan junto al chiste con el que se publicaron, más una concisa referencia histórica para situarlos en su contexto.


Si el tambor era el encargado de transmitir las órdenes en el combate, las viñetas de Sileno transmitían los acontecimientos de los campos de batalla a un público distante —entonces y ahora— que ve la mayorbarbarie jamás provocada «desde la barrera», como señala el título de uno de sus dibujos.


EL ÁNGEL DE LA PAZ
—¡No se le ve el fin!