miércoles, 10 de agosto de 2016

221 B DE BAKER STREET


Según habíamos acordado, nos vimos al día siguiente e inspeccionamos las habitaciones del número 221 B de la calle Baker, a las que nos habíamos referido en nuestra entrevista. Consistían en dos cómodos dormitorios y un único cuarto de estar, amplio y ventilado, amueblado de manera agradable, y que recibía luz de dos espaciosas ventanas.

Tan apetecible resultaba desde todo punto de vista el apartamento, y tan moderado su precio, una vez dividido entre los dos, que cerramos trato en el acto mismo y quedó por nuestro desde aquel momento. Al atardecer de aquel mismo día trasladé todas mis cosas desde el hotel, y a la mañana siguiente se me presentó allí Sherlock Holmes con varios cajones y maletas. Pasamos uno o dos días muy atareados en desempaquetar los objetos de nuestra propiedad y en colocarlos de la mejor manera posible. Hecho esto, fuimos poco a poco asentándonos y amoldándonos a nuestro medio.

Sir Arthur Conan Doyle, Estudio en Escarlata



221 B
Nuestra moneda jamás podrá pagar un rescate
para recuperar aquellos años
ahora presos del tiempo:
El autobús ruge ahora donde antes el cabriolé
trotaba tras la pista del crimen.
Ya no se oye un Stradivarius
tocado por largos y ágiles dedos
entonando un canto fúnebre por los nefandos planes
frustrados por él desde Baker Street.

¿Podríamos, acaso, con ojo clarividente,
encontrar la puerta recordada con cariño,
ante la que, temblando, se pararon
tantos clientes (hermosos o famosos)?
En este lugar, Roylott, a la fuerza
entró, como un oso salvaje;
en este lugar, los brillantes ojos de Mary Morstan
cayeron presos de la ardiente mirada de Watson.

Si a ese tiempo pudiera haber
un viaje otorgado por la gracia del cielo,
quién no cambiaría esta cansada era
por una noche del ochenta y siete,
en la que, como niebla que atraviesa cristal y cortinas
y se arrastra hasta nosotros suave y gris,
el sabio, inmortal, extraño y certero
Sherlock toca su violín.
Molly Hardwyck
              


      Para terminar os dejo con el tema Baker Street de Gerry Rafferty: