martes, 1 de mayo de 2018

LIBRE

Enviado por Pedro:

Es sábado, verano, esa noche va a haber una fiesta y, aunque todavía no lo sabe, todo en la vida de Adam Thorn está a punto de desmoronarse.

Su exnovio, en el que todavía piensa, se va a la universidad y puede que no vuelva. La relación con Linus, su actual pareja, al que también quiere, peligra gravemente. Su hermano ha dejado a una chica embarazada, no a su novia de toda la vida, sino a una joven negra. Su jefe está dispuesto a despedirle, si no se acuesta con él. Ángela, su mejor amiga, le dice que se va un año a Europa. Sus padres, pastores evangelistas y reaccionarios, se niegan a aceptar su homosexualidad y rezan a Dios para que vuelva al buen camino.

Quizá logre encontrar su liberación al fin. Pero no tiene mucho tiempo, porque algo extraordinario y perturbador ha despertado en los confines del lago y se ha puesto en marcha: una reina unida a un espíritu recorre el pueblo seguida de un fauno.

Patrick Ness, influenciado por La Señora Dalloway, de Virginia Woolf, y Forever, de Judy Blume, como él reconoce en la novela, y lecturas que nos invita a hacer, nos presenta dos historias. Por un lado está la historia de Adam, donde se tratan temas como el descubrimiento de la sexualidad, la homofobia, la bisexualidad o las relaciones entre padres e hijos. Por otra parte, esas páginas en cursiva, esa historia de fantasía con el espíritu de una muchacha asesinada por un amigo debido a un tema de drogas.

                La trama se desarrolla en unas pocas horas, pero gracias a las comeduras de coco de Adam nos vamos enterando de sus relaciones con Enzo y Linus, sus novios, con Ángela, la joven coreana adoptada, su mejor amiga y confidente desde que tenía unos diez años, o de las relaciones con sus padres, que creen que hay algo malo en él, por ese motivo esos horarios estrictos y los severos castigos. Por si fuera poco, la economía familiar no es muy boyante, y se ve obligado a trabajar y a sufrir el acoso de Wade, su jefe. Con sus entrenamientos, corriendo, intenta evadirse, pero las dudas vuelven una y otra vez: ¿Quiere a Enzo? ¿Quiere a Linus? ¿Tiene razón su hermano y el amor adolescente no es amor? ¿Y si su padre tiene razón? En esta parte, la homofobia y el hecho de que los padres de Adam no acepten la homosexualidad de su hijo está narrada de una manera dura.

                Personalmente, me ha gustado más la parte de fantasía, donde el fauno, que parece un chico para todo arreglando todos los desaguisados, está dispuesto a sacrificarse por salvar a su reina y el mundo que conoce.

             Al final la dos tramas convergen, y será Adam, al descubrir y aceptarse cómo es, quien aporte la solución final.