viernes, 2 de marzo de 2018

EL MISTERIO DE LA CASA ARANDA


Enviado por José:

Víctor Ros es un joven policía dotado de una astucia adquirida durante años de delincuencia en las calles del Madrid de finales del siglo XIX. Tras una estancia en la ciudad de Oviedo, regresa a Madrid para convertirse en subinspector de una nueva brigada creada para luchar contra el crimen. De la mano de Alberto Aldanza, excéntrico dandi que le inicia en los métodos de investigación científica, tiene que enfrentarse a dos casos: el de una casa cuyas inquilinas, en épocas diferentes, matan o intentan matar a sus maridos tras la lectura de "La divina comedia" de Dante, en el que está implicada la hermana de Clara Alvear, la chica de la que está enamorado, y los crueles asesinatos de varias prostitutas para el que le pide ayuda Lola la Valenciana, que es frecuentada por Víctor en el prostíbulo en el que trabaja.

 Víctor recorrerá el Madrid de los salones de la alta sociedad y de las tertulias de los cafés, se impregnará del clima social y político de la época y se convertirá en un experto investigador gracias a las lecciones de Aldanza. Pero las enseñanzas tendrán un precio y Víctor sólo se dará cuenta de ello cuando logre resolver los dos casos.

La novela de Jerónimo Tristante tiene una rigurosa documentación histórica, que se refleja en la ambientación de situaciones y los sucesos que ocurren, que el autor nos presenta mediante conversaciones entre personajes y visitas a lugares emblemáticos del lugar, como los famosos cafés donde escritores y partidarios de determinadas clases y movimientos políticos se reunían para debatir. El elemento histórico constituye el marco para el argumento, en el que predomina la acción y la intriga. Las dos tramas que investiga captan el interés del lector desde el momento que aparecen, y no predomina una sobre la otra.

Su estilo también destaca por lo acertado de los diálogos que suelen ser dinámicos: veremos el hablar típico, educado y cuidado de clases altas, siempre tratándose de usted aunque se dirijan a la hija de 16 años de un noble etc. Pero por otro lado se nos mostrarán diálogos entre prostitutas y gente de clases más bajas con sus dejes, acentos variados y palabras malsonantes.

Podemos ver en Víctor Ros una figura muy cercana a Sherlock Holmes, por sus técnicas detectivescas -y las formas en que el escritor cuenta las deducciones-, el ambiente barriobajero de ciertos emplazamientos y de alta sociedad de otros, su ayudante Alberto, alter ego del inolvidable Watson, y la aparición de ciertas notas de superchería y fenómenos exotéricos con los que hace un homenajes a la obra de Conan Doyle (recordemos que Tristante hace coincidir a ambos personajes en Victor Ros y el Gran Robo del Oro Español).