domingo, 4 de septiembre de 2016

LA GRAMÁTICA DEL AMOR


Tras el divorcio de sus padres, Irene es enviada a un internado del sur de Inglaterra al borde de un acantilado.

Allí vivirá con gran dolor su primer desengaño amoroso con Liam, el tío bueno del internado, cuando se burla en clase de una nota que ella ha escrito. Dolida, abandona la clase  de Peter Hugues y corre hasta el acantilado.

Allí, creyendo que va a suicidarse, la detiene Peter, quien le  castiga a correr todos los días y a enseñarle la «gramática del amor» a través de siete grandes novelas del género, que irá sacando de la biblioteca del centro. En esos ejemplares, encuentra anotaciones y comentarios de dos personas.

Poco a poco, se irá enamorando de su profesor. Pero también se siente atraída por otros jóvenes de su edad como Marcelo, Josh...

El libro tiene un ritmo ágil, gracias a la prosa de Rocío Carmona, que utiliza un lenguaje sencillo, un diálogo dinámico y unos capítulos cortos, lo que facilita  la lectura. Los personajes están bien trabajados y nos atraen desde un `principio; vemos como Irene va evolucionando desde la inseguridad y un carácter un tanto infantil, y reflexiona sobre el amor a partir de las lecturas y las experiencias vividas.

La trama es previsible, pero uno de los puntos fuertes del libro es esa Gramática del amor, a partir de la cual Peter quiere que Irene reflexione y supere su desengaño amoroso.  por medio de distintos libros, de los que se nos cuenta parte de su argumento o se analiza a los personajes y sus actitudes respecto al amor. Estos libros son: Al Sur de la Frontera, al Oeste del Sol, de Haruki Murakami; Orgullo y Prejuicio, de JaneAusten; Carta de una Desconocida, de Stefan Zweig; Ana Karenina, de León Tolstoi; Las Desventuras del Joven Werther, de Goethe; Jane Eyre, de Charlotte Bronte, y El Amor en los Tiempos del Cólera, de Gabriel García Márquez.