domingo, 28 de septiembre de 2014

SIEMPRE ASPIRÉ A QUE MIS PALABRAS

Siempre aspiré a que mis palabras,
las que llevo al papel,
continuasen llorando
-de pena, de felicidad, de desesperanza,
al fin, todo es lo mismo-,
porque yo las había llorado antes;
antes de que desembocasen en el papel blanquísimo,
en el papel deshabitado, que es el morir.
Dejarían en él los ecos asordados, empañados,
de lo que tuvo vida.


Alguien advertiría la humedad de las lágrimas,
lloraría por seres que jamás conoció,
que acaso no es posible que existieran
aunque estuvieron vivos
en el recuerdo o en la imaginación.
Lloraríamos todos por los desconocidos,
los -para mí -difuminados
en la magia del tiempo.

Jose Hierro, A orillas del East River

PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LAS LETRAS EN 1981, 
PREMIO NACIONAL DE LAS LETRAS ESPAÑOLAS EN 1990, 
PREMIO REINA SOFÍA DE POESÍA IBEROAMERICANA EN 1995, 
PREMIO CERVANTES EN 1998