lunes, 22 de septiembre de 2014

CAFÉ SOLO

Sir Claud Amory ha descubierto la fórmula de un nuevo y poderoso explosivo, que es robada por alguno de los numerosos huéspedes y familiares hospedados en su casa. Después de encerrar a todo el mundo en la biblioteca, sir Claud apaga la luz para permitir al ladrón devolver el botín, sin acusar a nadie. Pero, al encenderse la luz, sir Claud yace muerto, y será tarea de Hercules Poirot el desentrañar la red de disputas familiares, viejas querellas y extraños sospechosos para encontrar al asesino y prevenir una catástrofe mayor.

La obra de teatro «Café Negro» fue estrenada inicialmente en 1930. Se trata de la primera pieza que Agatha Christie escribió para el teatro, pieza que lanzó a Agatha en una exitosa segunda carrera como dramaturga, y de la que Charles Osborne hizo esta interesante novelización en 1998.

Como en todas las obras de la autora la estructura está bastante clara, tenemos una primera parte en la que se presentan todos los personajes que intervienen en la novela, se detallan las relaciones que existen entre ellos y las razones que podrían tener todos para matar a uno de ellos.

Una vez se ha producido el fatal suceso es cuando interviene el detective(en esta ocasión es llamado antes pero no llega a tiempo para evitar el crimen), la investigación de Poirot suele ser muy rigurosa y con frecuencia suele observar cosas que a los demás se le pasan. Aquí habría que añadir que dentro de las investigaciones que se detallan en las novelas de la autora nos encontramos en las del subtipo interrogatorio persona a persona (como en el caso de Cinco Cerditos) en las que Poirot está presente en casi toda la novela (hay otras en las que no interviene en muchos capítulos)

El desenlace viene con la solución del crimen, aquí nos encontramos con otra novedad ya que no es la típica escena en la que Poirot reune a todos para dar la solución.