lunes, 15 de septiembre de 2014

DÍAS DE REYES MAGOS

Esta novela de Emilio Pascual plantea la inadaptación de un joven que decide romper los vínculos con su familia, desinteresarse por completo de los estudios y abandonarse a sí mismo. En este contexto, descubre que hay valores positivos, a pesar de todo: el descubrimiento de la lectura y la literatura como una tabla de salvación que contribuye a entender el mundo; y el advenimiento del amor hacia Cali le reconforta consigo mismo. 

Es una novela de lectura fácil y aparentemente sencilla. El lenguaje no es, en general, complicado. La trama es fácil de seguir hasta el final, donde las expectativas temáticas levantadas se satisfacen con cierta sorpresa. Ahora bien, existe un segundo nivel de lectura que tiene que ver con las numerosísimas alusiones a pasajes y personajes de obras literarias, y a títulos y autores de otro tiempo. Asimismo, se establece de inmediato relación con el Lazarillo, por las concomitancias evidentes entre los personajes de una y otra novela. Hay, además, otras referencias literarias: baste recordar los nombres de los protagonistas (Ulises, náufrago en la vida, como su homónimo legendario en el mar) y de su amiga (Calipso, la compañera que le entiende y le acoge, como la ninfa homérica acogió al héroe troyano). 

Ulises, años más tarde, cuenta la historia de unos meses cruciales en su adolescencia. A los dieciséis años, Uli decide romper sus lazos familiares y aparecer lo menos posible por casa. Abandona el instituto, huyendo de unas clases aburridas, de unos profesores que parecían pastorear ovejas en vez de enseñar a vivir. Entonces, Cali, su mejor amiga, se convierte en confidente y consejera. Uli comienza a deambular por la ciudad, y surgen también las sorpresas para él: su padre se marcha definitivamente de casa, en su buzón empiezan a aparecer libros que no sabe quién remite, y conoce a un ciego que se gana la vida recitando romances y que lo contrata para que le lea libros (él, que tiene alergia a la lectura), además de los poemas que ha de memorizar para su oficio (incluso un extenso romance con la historia completa de don Quijote). Así hasta que llega septiembre, y el ciego decide buscar otros horizontes y se despide de él. Ya no se volverán a ver. Pero la sorpresa mayor aguarda tanto al protagonista como al lector en las últimas páginas: toda esta peripecia vital ha sido tramada por su padre, por la profesora de Literatura y por la propia Cali. Una sorpresa llena de amor, humanidad y Reyes Magos que ha permitido a Uli completar un itinerario en el que la literatura le ha reconciliado con su propia vida. 

Las ilustraciones, tanto la portada, como los fragmentos que aparecen en los distintos capítulos juegan una gran importancia para hacernos comprender el gran teatro del mundo o de la vida.



PREMIO LAZARILLO 1998 
PREMIO NACIONAL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL DE 2000.