jueves, 18 de septiembre de 2014

EL CORREDOR DEL LABERINTO

Enviado por Pedro

Es el primer libro de la trilogía literatura juvenil de distopía y ciencia ficción The Maze Runner escrito por James Dashner. 

Al despertar dentro de un oscuro ascensor en movimiento, lo único que Thomas recuerda es su nombre. No sabe nada más. Pero no está solo: cuando La Caja llega a su destino, las puertas se abren y se ve rodeado por un grupo de muchachos.

"Encantado de conocerte, pingajo. Bienvenido al Claro. Bienvenido al bosque. Verás que una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora, nos llegan víveres. Una vez al mes, siempre el mismo día y a la misma hora, aparece un nuevo chico, como tú. Siempre un chico. Como ves, este lugar está cercado por muros de piedra. Has de saber que estos muros se abren por la mañana y se cierran por la noche, siempre a la hora exacta. Al otro lado se encuentra el laberinto. De noche, las puertas se cierran y, si quieres sobrevivir, no debes estar allí para entonces". 

No recuerdan de dónde vienen o cómo han acabado en ese lugar, lo único que saben con seguridad es que cada mañana, cuando las puertas del Laberinto se abren, tienen que arriesgarlo todo en busca de una salida. Tienen que encontrar la solución del Laberinto o nunca saldrán de allí. Thomas se siente atraído por los pasillos que hay fuera, su inconsciente le dice que necesita convertirse en un Corredor. 

Todo sigue un orden y, sin embargo, al día siguiente suena una alarma. Significa que ha llegado alguien más. Para asombro de todos, es una chica. Su llegada vendrá acompañada de un mensaje que cambiará las reglas del juego. Ya no recibirán provisiones y las puertas al Laberinto no se cerrarán al caer la noche. Esto permite que los Laceradores, monstruos que el Laberinto guarda en su interior, campen a sus anchas por el Claro.

 Ahora, encontrar la salida es una cuestión de vida o muerte. No hay otra alternativa.

Pd.: Me estáis obligando a crear la etiqueta distopía

Por cierto, el viernes estrenan la película basada en el libro: