jueves, 26 de enero de 2017

POESÍA EN EL AULA

          Esta mañana ha vuelto a visitarnos y a trabajar con nosotros Eva.  Ha estado con los grupos de 1º y 2º de ESO.

Sigues enseñándonos a ver las palabras con otros ojos, bajo diferentes puntos de vista, muchos de ellos nuevos para nosotros. Esas tarjetas motivadoras bajo la imagen del ojo, como si fuera el ojo de Saurón o de Dios que todo lo ve, para que ellos nos contaran lo que es poesía, mejor dicho, lo que ellos creen que es poesía, y, a partir de allí, que hablaran.

También les has enseñado cómo canciones que ellos escuchan y cantan todos los días, canciones de Marea, Fito, Dani Martín, Clara Lago, Santiago Auserón, Bunbury…,, son en realidad poemas, poemas de grandes autores como Lorca, García Montero, Goytisolo, Panero, Poe… como un poema se puede reinterpretar con distintos ritmos, según la época que vivamos (no es lo mismo un Paco Ibañez que Loquillo, Marea o Tierra Santa). Recuerdo, hace un par de años, en clase leyendo el texto Los Poetas del Heavy Metal, de Santiago Posteguillo, como algunos alucinaban al ver como poemas del Romanticismo eran cantados por grupos como Iron Maiden o Tierra Santa.

Te dejo dos vídeos, el primero, un poema de Luis Alberto de Cuenca, Cuando pienso en los viejos amigos; el otro, la Canción del pirata de Espronceda, en esa versión a ritmo de blues:




Y esas frases motivadoras para decirnos lo que es un poema, versos en realidad entresacados de poemas. Ojala que algún día, como Celaya, vean que la poesía es necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.


Gracias, Eva, por mostrarnos un curso más tu magia, tu magia con las palabras.

Para ti, este pequeño poema, y que continúe la magia:

EX LIBRIS

Para quien lee,
no existe oscuridad:
el mundo lo ilumina
la luz de las palabras.

Tampoco soledad:
un libro es muchedumbre.

Pero su magia no se cumple
hasta que alguien lo toma entre sus manos.

Entonces,
sobre la hoja,
en la línea de luz
oscura y sueño,
se juntan las palabras
y alzan el vuelo.

Antonio Manilla