viernes, 20 de enero de 2017

PALMIRA: ¡VIVA EL TEATRO!

              

            Esta mañana, al levantarme, me he encontrado con la barbarie que ha llevado a cabo un grupo de energumenos. Testigo del execrable acto, una imagen vía satélite.


                Primero convirtieron su escenario en un matadero; ahora lo han destruido.

             Tras esto, no he dejado de pensar en mis viejas traducciones de Esquilo, Sófocles, Arístofanes, Plauto… Despues en una pieza teatral que José Luis Alonso de Santos escribió para críos, ¡Viva el teatro!. Esta obra escenifica una puesta en escena teatral llevada a cabo por un grupo de niños, que ensayan, con su profesora, una pieza infantil como si de un apasionante juego se tratase y desarrolla una intriga compleja, cuajada de canciones y sorpresas, convierte el teatro en un excelente recurso lúdico y pedagógico para transmitir valores como la amistad y la solidaridad, la alegría o la generosidad.

                Os dejo con su escena final

                ¡Muy bien…! Ha estado estupendo. Ahora todos al escenario para ensayar la canción final y hemos terminado. Poneros en una fila frente al público, como os marqué el otro día. Ana y Jonathan en el centro y de la mano, los demás a los lados… ¡Y alegres! ¡A ver esas caras! En el teatro no puede parecer que estamos cansados, o aburridos… Tenemos que ofrecer al público la mejor de nuestras sonrisas… Nos tienen que ver felices y dichosos de hacer teatro para ellos.

Los niños se colocan en una fila en el fondo del escenario, y avanzarán después despacio hacia primer plano, mientras cantan. Entra una brillante y festiva música, y empieza la CANCIÓN FINAL:

¡Viva el teatro, que nos enseña a jugar,
y a interpretar, a cantar y a bailar!
¡Viva el teatro, que es un arte milenario
y hace salir la imaginación en el escenario!
¡Viva el teatro, lleno de fiesta, amor y fantasía
que se repiten en escena cada día!
¡Viva el teatro, compuesto de sueños y verdad
que lleva siglos divirtiendo a la humanidad!
¡Viva el teatro, y los que lo hacen: actores
y autores músicos, técnicos y directores!
¡Y digamos ahora juntos a gritos, y mucho rato,
también los espectadores: ¡Qué viva! ¡Viva el teatro!

José Luis Alonso de Santos, ¡Viva el teatro!