viernes, 13 de enero de 2017

ACERCA DE ODISEO

           

       Este miércoles fuimos con alumnos de 3º y 4ª de ESO a la Casa de la Cultura para ver la obra de teatro Odiseo.

             Un grupo de alumnos de S3B ha hecho los siguientes comentarios:

           Nos ha gustado la obra, y hay algunos aspectos que queríamos comentar.

Nos ha llamado la atención la escenografía y las luces, como éstas iban cambiando conforme Ulises u Odiseo pasaba a contarnos otra de sus aventuras. También le ha ayudado mucho al actor (creo que se llama Jordi Ballester; al menos eso nos ha dicho el profesor) ese decorado sencillo:  con unos palos, cuerdas y plásticos se han creado todos los  escenarios que requería la obra: la playa, el barco de Ulises, la cueva de Polífemo, las habitaciones del palacio, etc… Había que imaginar un poco, pero nos ha parecido fascinante.

El que un solo actor hiciera toda la obra nos ha extrañado al principio, pues estamos acostumbrados a ver y oir el diálogo de varios personajes. No lo lamentamos, ya que el actor ha interpretado muy bien su papel, sus gestos, el tono de su voz, cómo iba cambiándose de vestuario en el escenario según el papel que quería interpretar (el actor naufrago, el guerrero, el refugiado, el marino…); en algunos momentos nos ha recordado a los juglares medievales que iban de pueblo en pueblo contando historias.


Luego las dos historias que se entremezclan. Por una parte, la de Ulises, la historia de Homero que vimos en clase, como un hombre se enfrenta a tantas penalidades y adversidades y al poder de los dioses sólo para regresar a su hogar para estar con su mujer y su hijo; un héroe como dijo el actor, algo más que un hombre normal. La otra, cuando nos dice que es un actor que viene huyendo desde Siria, que en su viaje ha actuado en el teatro de Palmira, la antigua Petra, actualmente escenario de sangrientos hechos por desgracia del Ejercito Islámico, cómo ha representado esa misma obra en su huida ante sus compañeros refugiados, haciéndonos sentir miedo, desesperación, hambre…

Nos ha gustado, y queremos más, queremos volver al teatro, en el pueblo o fuera.