miércoles, 3 de junio de 2015

DOS VELAS PARA EL DIABLO

Enviado por Yolanda, B2C

Esta novela de Laura Gallego trata la historia de Cat, una adolescente que se ha pasado casi toda su vida viajando de un lado a otro con su padre. Cuando éste es asesinado, ella lo pierde prácticamente todo y jura que encontrará a quien lo hizo y se lo hará pagar. No será una búsqueda fácil, pero Cat no es una chica corriente. Al saber que su padre era un ángel sospecha que tras su muerte están los demonios. El libro se irá desarrollando a partir de esta venganza, donde la protagonista se verá enredada en una trama que no es tan sencilla como se habría imaginado, si no que se mete de lleno en una guerra entre ángeles y demonios, donde Cat tendrá que aprender en quién confiar y descubrirá cual es su origen. Cat está dispuesta a pactar con los mismos demonios con tal de averiguar quién fue el asesino de su padre, llegando a establecer una relación amor odio con Angelo, un demonio joven que la ayuda por aburrimiento y porque un demonio poderoso le obliga a protegerla. Lo malo es que enseguida Angelo fracasa en su misión, y Angela es asesinada. Su fantasma obligará a Angelo a cumplir su promesa.

En mi opinión, creo que con este libro podemos encontrar una nueva concepción de los ángeles y los demonios diferente a la que estamos acostumbrados, y a su vez una nueva concepción de la humanidad, que a su vez da mucho juego a la historia ya que culpan a la humanidad de haber perdido su herencia angélica y por ello estarían destruyendo la Tierra sin concebir en ello, haciendo así una crítica de como día a día destrozamos mas el planeta y apenas un puñado de gente lucha por evitar esto.

          Además, creo que es un libro rápido de leer, aunque algunos personajes bajo mi punto de vista están de relleno y al tener tantos nombres difíciles de recordar puedes llegar a liarte; contiene demasiada información que no llegamos a asimilar. Los nombres de ángeles, y los nombres antiguos de los demonios están todos sacados de la mitología, no hay ninguno inventado. Algunos son dioses (caóticos o benévolos) de civilizaciones antiguas, y otros están sacados de la Biblia o de los textos sagrados judíos.

La historia avanza rápido y llega a engancharte queriendo saber cuál va a ser el final de ese proyecto de Nebiros y qué pasará con Cat cuando todo acabe. ¿Triunfará el amor y habrá alguna forma de que Cat vuelva a la vida? Creo que el final es bonito, pero a la vez fantasioso ya que reencarnan a Cat en la hija de Astaroth y Gabriel, por lo que puedes imaginar por qué Angelo le dijo a Cat que la esperaría y dando así un toque de amor y esperanza a la historia del libro.

Creo que la relación entre ángeles y demonios puede ser muy real ya que estos entablan la típica lucha a la que estaríamos dispuesto a imaginar, pero a la vez los más poderosos como son los arcángeles y Lucifer, tiene una relación más cordial ya que están más acostumbrados a tratar problemas entre sus mismas especies que la lucha que se ejerce entre ellos, que con los milenios ha perdido más fuerza.

                Laura Gallego nos cuenta el origen de esta historia:

Suelo decir que una historia nunca nace de golpe en la cabeza, sino que es un conjunto de ideas que tienen que encajar muy bien, como un puzzle. Y, aunque no sabría decir de dónde salieron todas y cada una de las piezas de Dos Velas para el Diablo, sí puedo contaros cuál fue la primera: en cierta ocasión tuve que firmarle un libro a un chico que se llamaba Angelo. Me gustó mucho cómo sonaba el nombre y le estuve dando vueltas, hasta que se me ocurrió que podía ser un nombre estupendo para un demonio. Aquella misma noche seguí pensando en cómo sería el personaje, y de pronto empecé a oír la voz de Cat en mi cabeza. Así que, de un plumazo, tuve lo que sería la semilla de los dos personajes principales. En principio, sólo tenía claras tres cosas: 1) Que había un demonio que se llamaba Angelo, 2) Que la narradora era una chica joven que sabía mucho acerca de los demonios, y 3) Que esto se debía a que su padre era un ángel. Pero con eso no bastaba, obviamente, así que pasé un tiempo documentándome, buscando información sobre ángeles y demonios, y con lo que encontré, poco a poco, fui desarrollando la trama.