martes, 27 de mayo de 2014

CRÓNICA DEL REY PASMADO

Enviado por Miguel:

La novela narra la crónica de unos días en la corte de un rey español del siglo XVII, supuestamente Felipe IV. 

El Conde-duque de Olivares está nervioso, pues España se encuentra en un momento decisivo. Se esperan dos informaciones fundamentales: los ejércitos en Flandes disputan batallas claves para los intereses españoles en aquellas tierras y una flota que procede de América se ve acosada por la armada británica. Nos jugamos no solo la destrucción de la flota si no que no haya dinero para pagar  las "nominas".  En este contexto atentar contra Dios y contra sus leyes puede resultar muy peligroso. 

Y eso es lo que esta haciendo el rey de España. Pues el rey, después de pasar una noche con la cortesana más cotizada de la corte, tiene un deseo imperioso que removerá los cimientos del Estado y de la jerarquía política y eclesiástica como si de un terremoto se tratara: ver a la reina, a su mujer, desnuda.

Tras pasar una noche con Marfisa, la más hermosa cortesana de la villa, y admirar la belleza de su cuerpo, el rey solicita ver a la reina desnuda. El capricho y la aventura del monarca llegan a oídos del Gran Inquisidor, del Valido y de toda la corte. El Estado y un sector de la Iglesia, representado por el padre Villaescusa, se opondrán al deseo real ya que ven en él la causa de graves dificultades para el país. Pero el conde de la Peña Andrada y un jesuita, el padre Almeida, apoyarán al joven rey y harán todo lo posible para que los jóvenes esposos puedan encontrarse.

La novela destila el humor más habitual de la literatura de Gonzalo Torrente Ballester, quien crea una perfecta parodia de la alta sociedad española del momento, de sus preocupaciones y sus miedos, de sus tópicos y sus costumbres. Entre sus méritos, destaca la elaboración de los personajes: el rey, el conde de la Peña Andrada, Marfisa, Lucrecia, el Conde-duque de Olivares, el padre Almeida o el padre Villaescusa.

PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS 1982
PREMIO CERVANTES 1985