lunes, 31 de agosto de 2015

CAPERUCITA ROJA (TAL COMO SE LO CONTARON A JORGE)

Todos conocemos la versión tradicional de Caperucita Roja pero ¿qué puede suceder cuando se la contamos a un niño y éste se imagina una Caperucita diferente? Si leemos este cuento de Luis María Pescetti lo sabemos.

Papá le cuenta el cuento de Caperucita Roja a su hijo Jorge, pero la fantasía de Jorge convierte a Caperucita en una chica muy moderna, que cruza el bosque volando con una pizza para su abuelita. Y se encuentra un lobo vestido de Superman que se quiso comer a la abuelita en un restaurante. Aquel lobo parecía un oso hormiguero que abrió la boca para comerse a Caperucita, menos mal que en aquel momento apareció el mismísimo Superman, mató al lobo feroz y liberó a Caperucita y a su abuelita.

Siempre, el cuento de Caperucita despierta una especial fascinación en los niños: la imagen de su protagonista, el conocido diálogo con su mamá que la advierte de los peligros del bosque, el encuentro con el lobo, etc...


Estamos ante un clásico de la literatura infantil en el que la imaginación de un personaje, el pequeño Jorge, recrea el cuento con un toque muy divertido. Las ilustraciones permiten hacer una lectura simultánea de las dos versiones, la clásica de los hermanos Grimm (con colores apagados) y la que Jorge se imaginaba (con colores vivos y llamativos). La narración o diálogos son mínimos, pues toda la gracia y fuerza de la historia se basa en las ilustraciones, en las imaginaciones de padre e hijo, como ahora podréis comprobar: