miércoles, 9 de abril de 2014

EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE

Enviado por Juan Emilio

Es una novela del escritor británico Mark Haddon. La novela ganó en 2003 el premio Libro del Año Withbread, en 2005 el premio al Mejor primer libro para jóvenes lectores y en 2004 el Premio para Escritores de la Commonwealth como mejor primer libro. El título de la novela es una cita a un comentario hecho por el detective de ficción Sherlock Holmes en el cuento Estrella de Plata de Sir Arthur Conan Doyle.

El curioso incidente del perro a medianoche es una novela que no se parece a ninguna otra. Elogiada con entusiasmo por autores consagrados como Oliver Sacks e Ian McEwan, ha merecido la aprobación masiva de los lectores en todos los países donde se ha publicado. Su protagonista, Christopher Boone, es uno de los más originales que han surgido en el panorama de la narrativa internacional en los últimos años, y está destinado a convertirse en un héroe literario universal de la talla de Oliver Twist y Holden Caulfield. A sus quince años, Christopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos, debido a sus problemas de autismo. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes —el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos—, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

El libro está repleto de ciencia y no solo de referencias matemáticas. El protagonista quiere ser astronauta, y a lo largo del libro irá comparando sus experiencias con lo que ha leído acerca de biología, física, química… Lo que más le relaja en momentos de estrés es calcular las potencias de números o bien resolver problemas matemáticos que es capaz de representar visualmente en su cabeza. Por otra parte, nos presenta el lado más humano de un trastorno poco entendido actualmente y que podría afectar a más gente de la que pensamos.