jueves, 16 de febrero de 2017

CERVANTES


Pero… ¿qué es esto?, ¿dónde me hallo?, ¿acaso me han atacado las fiebres de la locura?, ¿aquellas mismas que sufre desde hace siglos mi fiel Don Quijote?

Mas… hasta aquí acude un impetuoso olor a azahar envuelto en cierta bruma, que me hace pensar en un mar cercano. ¡Paréceme estar en un teatro en el que soy un actor, y a fe mía que ésta no es mi profesión. Pero… voy a presentarme como corresponde a un hidalgo que se precie de serlo.
Yo soy Miguel de Cervantes Saavedra y nací en Alcalá de Henares, cerca de Madrid. Dicen los que de mi vida saben mucho, que soy el máximo representante de las letras españolas.

En cuanto a mi vida, está llena de aventuras, tanta o más que las de mis personajes. Fui un chaval rubiales, inquieto y… algo tímido a causa de mi tartamudez, pero era tal mi afición a la lectura que conseguí corregirlo leyendo en voz alta todo papel que caía en mis manos. Incluso los del suelo. Mi espíritu inquieto y aventurero me llevó a Italia. Participé en la Batalla de Lepanto. En fin… “soldado mutilado”, preso en Argel; pero a pesar de ello nunca perderé mi afición por escribir.

¿Os cuento un secreto? Si un día os encontráis algunos de mis libros, sólo tendréis que abrirlo y dejar que las palabras os revelen todo tipo de aventuras. Los libros os hablarán siempre que queráis verlos, yo ahora os hablaré de mis aventuras por esta tierra de Dios. Miradme y encended esa lamparilla inagotable que es la imaginación.

 Milagros Camacho Muñoz, Aventuras y Desventuras de un Hidalgo de La Mancha