lunes, 5 de diciembre de 2016

ELDORADO


                El otro día estuve viendo un mítico western de Howard Hawks, Eldorado, con John Wayne y Robert Mitchum. Siempre me ha gustado el tema musical con el que se abre la película, y las citas de un poema que Mississippi, James Caan, va recitando a lo largo de la película, pues había aprendido algo de literatura gracias a su mentor, un viejo tahur llamado Johnny Diamond.

                Ese poema y la letra de de ese tema no es otra cosa que Eldorado, un poema de Edgar Allan Poe, publicado en 1841, que escribió motivado por las noticias que llegaban de California respecto a la Fiebre del Oro. En él se nos describe la historia de un caballero y su búsqueda de la ciudad mítica de El Dorado; búsqueda que ciertamente posee rasgos iniciáticos. Viejo y agotado, el caballero se cruza al final de su vida con una Sombra, un espectro del más allá, quien señala al Valle de las Sombras como el único camino para alcanzar la brillante ciudad de El Dorado.

                Os dejo con el texto original de Poe, su traducción y los títulos de crédito de la película de Howard Hawks.
Arrogante y orgulloso,
Un audaz caballero,
Por el día y por la noche,
Cantando sus canciones,
fue vagando, alucinado,
En busca de la tierra de Eldorado.

Pero vano fue su esfuerzo,
Y ya anciano el caballero,
Sintió el corazón preso de la sombra
Al pensar que nunca llegaría el día
En que hallara aquella tierra de Eldorado.

Ya agotado, vacilante,
Encontró una sombra errante.
”Sombra” –díjole febril y esperanzado-
A mi súplica responde:
”¿Sabes dónde hallaré
La ignota tierra de Eldorado?”

“Más allá de las Montañas de la Luna,
En el fondo del Valle de las Sombras;”
—Respondió la sombra—,
“Cabalga, cabalga sin descanso
Si buscas el Eldorado….».

Edgar Allan Poe




Gaily bedight,
A gallant knight,
In sunshine and in shadow,
Had journeyed long,
Singing a song,
In search of Eldorado.

But he grew old—
This knight so bold—
And o'er his heart a shadow
Fell as he found
No spot of ground
That looked like Eldorado.

And, as his strength
Failed him at length,
He met a pilgrim shadow—
"Shadow," said he,
"Where can it be—
This land of Eldorado?"

"Over the Mountains
Of the Moon,
Down the Valley of the Shadow,
Ride, boldly ride,"
The shade replied—
"If you seek for Eldorado!"