jueves, 9 de noviembre de 2017

LA LIBRERÍA


Florence Green, viuda de mediana edad, vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene».

Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo, pues ha trabajado previamente en una gran librería de Londres y, por tanto, conoce el negocio. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo, encabezadas por Violet Gamart, que pretende abrir un centro de arte en la misma casa, y, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña, Christine Gipping, de unos diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Una de las actividades, que ofrecerá Florence, es una biblioteca, por la falta de una en la localidad, ante las peticiones de bastantes vecinos. Cuando, por sugerencia de un conocido, Florence adquiere doscientos ejemplares de Lolita, de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador y le acusan de que los visitantes ocupan toda la calzada de la calle molestando.

                En esta novela agridulce Penelope Fitzgerald, con un estilo sencillo y unos diálogos precisos y a veces irónicos, nos introduce en Hardborough, un pequeño pueblo y cerrado, y en la vida de sus habitantes. Las buenas intenciones de Florence poco a poco se verán truncadas por la mezquindad y la hipocresía de muchos de los habitantes del pueblecito, que no quieren abrirse a las nuevas ideas y contemporáneas que podría aportar la librería: Violet Gamart, que se cree el centro de la comunidad y que su palabra es ley; su sobrino, el parlamentario, que logrará aprobar una ley sobre supuestos edificios históricos; el banquero y el abogado de Florence, que se volverán contra ella; Jessie Welford, su ocasional contable, que pronto la dejará tirada; la estrella televisiva, que le ha recomendado Lolita, pero que en realidad es un topo en su negocio… Pero también encontrará ayuda, Christine o es anciano aristócrata, aunque ambos pagarán cara su ayuda.

                Este fin de semana se estrena la película de Isabel Coixet basada en este libro.

FINALISTA DEL BOOKER PRIZE