martes, 21 de noviembre de 2017

CARMEN


En 1845, el francés Prosper Mérimée escribió esta novela romántica en la que se retrata su visión de la España de la época, costumbrista y exótica. En ella se relatan los amores trágicos y pasionales de una cigarrera gitana, un bandolero y un torero. La fama de Carmen, su protagonista femenina, se haría universal gracias a la ópera de George Bizet, y se convertiría en todo un mito de la mujer fatal, libre y seductora, capaz de arrastrar a la perdición a quienes la rodean

Benjamin Lacombe  parte de la novela escrita por de Prosper Mérimée para hacer una interpretación artística de la historia, sobre todo de su protagonista, donde aúna su interés por iconos de la cultura junto con su pasión por el arte y la literatura.

En el Museo Abc, de Madrid, podemos ver hasta marzo, una exposición donde Benjamin Lacombe parte de la novela escrita por Prosper Mérimée para hacer una interpretación artística de la historia, sobre todo de su protagonista. Carmen es a sus ojos «un mito, un icono de la cultura pop cuya sombra puede percibirse en canciones de Stromae o Lana del Rey, en películas de Ernst Lubitsch, Christian-Jaque, Jean-Luc Godard o Peter Brook, y en los poemas de Théophile Gautier».


La muestra se divide en tres partes, que corresponden a los tres primeros capítulos de la obra de Mérimée. Las 23 ilustraciones originales de Benjamin recorren de forma cronológica la historia narrativa.

De esta forma, quienes aún no la conozcan podrán acercarse a ella como un auténtico descubrimiento y los que la hayan disfrutado revivirán sus escenas más significativas. El gouache, el óleo y la tinta china son las técnicas escogidas para explorar Carmen desde la metáfora y el simbolismo gráfico, así como desde las raíces culturales. Una combinación con huellas en el tenebrismo español, que se vale de la expresividad del negro para crear atmósferas intensas e inquietantes.


La exposición se completa con dos muros con 11 bocetos, un busto de la protagonista y una gran mantilla de papel, todos diseñados y realizados por el propio Benjamin Lacombe