miércoles, 3 de mayo de 2017

UN HIJO


             Enviado por Dani:

Guille, cuya madre se ha marchado a trabajar fuera por problemas económicos, es un niño introvertido con una sonrisa permanente, y es un lector empedernido con mucha imaginación, tanta que de mayor quiere ser Mary Poppins, pues ella siempre consigue que las cosas estén bien. Solo tiene una amiga, Nazia, su vecina pakistaní. Hasta aquí, todo en orden. Pero tras esta máscara de tranquilidad se esconde un mundo fragilísimo, como un castillo de naipes, con un misterio por resolver. El rompecabezas lo configuran un padre en crisis, una madre ausente, una profesora intrigada y una psicóloga que intenta armar el puzle que está en el fondo. Una novela coral que respira sentimiento, ternura, vacíos, palabras no pronunciadas y un misterio sobrecogedor

Más que los hechos, en esta novela de Alejandro Palomas importan los personajes que los protagonizan: Guille, su padre (deprimido por haber perdido el trabajo, la ausencia de su mujer y no saber cómo relacionarse con su hijo), su amiga Nazia, su maestra y la orientadora. Todos los personajes nos hablan en primera persona con su perspectiva, y así se va formando el entramado que conforma esta historia

El autor sabe meterse en la piel de sus personajes y adaptarse a cada uno de ellos, adaptándose al lenguaje y la forma de expresarse que esperaríamos de cada uno de los personajes: infantil en un caso, profesional en otros, etc…

El abundante diálogo hace que el libro se lea rápidamente, lo que favorece la narración ágil y sencilla.

Cada capítulo está narrado en primera persona desde el punto de vista de uno de los protagonistas, y estos cambios de narrador sirven para dejar a medias las escenas en las que uno se acerca a descubrir la verdad que esconde Guille, y, conforme avanza el libro, vemos que nada es lo que parece.

PREMIO NACIONAL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL 2016