jueves, 11 de mayo de 2017

ENGANCHADO A LA RED


De: Imi (Hideki@Hideki.Otuma.com)
Para: Kevin Dexter (Dexterkid@hotmail.com)
Enviado: Jueves, 16 de julio de 2009, 00:03:26
Asunto: Gracias

Estimado Kevin:

Sé que apenas hemos tenido trato personal, pero ahora que eres un héroe no me resisto a escribirte para confesarte mi admiración. Dejo Fabuland. Dejo esta vida. Después de ver lo que has hecho y ahora que Imi ha muerto, no encuentro motivos para continuar viviendo de esta manera. Buscaré otro trabajo, saldré de casa y me enfrentaré al mundo, como has hecho tú.

Dicen que la realidad supera la ficción.

Yo me mostré en desacuerdo con esa frase durante todo el tiempo que pasé en Fabuland. Fueron dos años en los que mi alma estuvo viva mientras mi cuerpo engordaba en una silla de madera, frente a un ordenador portátil, con una cama deshecha, una puerta que sólo abría para ir al baño, y la ventana a mis espaldas para que las vistas de Tokio no me distrajeran. Dos años en los que mi mente, mi alma y mi espíritu vivieron en ese mundo mágico y maravilloso donde todos los problemas se reducían a que un orco te cortara la cabeza o un dragón te asara vivo. Problemas sencillos, que podían resolverse con el arma apropiada o con una mezcla de tesón, valor y buena suerte. ¡Qué felicidad! Dentro de Fabuland mi inteligencia superior y mis kilos de más no eran un obstáculo. Los complejos, la enfermedad, el fracaso escolar… todo eso eran asuntos de otro mundo.

Tú lo sabes mejor que nadie. En Fabuland uno no se muestra como es, sino como quiere ser. Y lo más importante, uno jamás se encuentra solo. No sé si estás al tanto, pero según el último censo de población, cuenta con tres millones de usuarios inscritos. En el bloque donde vivo hay cuarenta vecinos y ninguno de ellos tiene nada que ver conmigo. Por el contrario, no tardé en ganarme tu confianza y tu amistad, igual que la de Chema y la de otros muchos. No ignoro que siempre me habéis respetado y ayudado sin pedir nada a cambio. Quiero que sepáis que es mutuo.

Ahora que Imi ha muerto quiero hablarte con mi propia voz y darte las gracias por cambiar mi forma de ver el mundo. Sé que vives a miles de kilómetros de mí, que jamás he oído tu voz y que nunca hemos pisado el mismo suelo; pero te considero mi amigo y el hecho de haber podido contribuir a tu proeza hace que me sienta orgulloso de haberte conocido.

Siempre admiré a Rob McBride, pero ahora prefiero a Kevin Dexter.

Un abrazo de corazón,
HIDEKI

Jorge Magano, Fabuland