lunes, 29 de mayo de 2017

NI UNA MENOS


(IN MEMORIAM VICTIMAS 28 DE MAYO DE 2017)

Micaela tenía 12 años. Un tipo de 26 la mató porque la niña no quiso tener sexo con él. Pero bueno, ella tenía varios Facebook y subía ahí fotos “provocativas”, qué querés. Una chica en Brasil fue drogada y luego violada por más de 30 hombres, todo organizado por su novio, en venganza por una supuesta infidelidad de ella. Se filmó el hecho y se subió a distintas redes sociales para el disfrute de muchos. Pero mirá, la muchacha con 16 años ya tenía un hijo y además se drogaba, una putita…

¿Y Melina? ¿Te acordás de ella? ¡Qué fichita que era! Los culpables de su violación y muerte no fueron los cuatro violadores y asesinos, sino ella, porque le gustaban los bares y no estudiaba. O Daiana, que fue a una entrevista de trabajo de noche y vestida con short, a quién se le ocurre, pécora.

A Serena el novio le dio 49 puñaladas por haberlo dejado, pero era reputa la tipa. Marina y María José… ¡viajaban solas! ¡Dos mujeres solas! Ellas también, ¿qué esperaban? Rosa, de 74 años, sufrió una golpiza brutal en manos de su novio, pero seguro algo hizo, lo debía tener harto… y era buscona la vieja, andaba de coqueta en el centro de jubilados.

Mailén fue violada por Migue, dos veces, en la casa de él. Pero bien, ella eligió ir a la casa del muchacho, ¿qué pretendía que pase? Tremenda puta. A Cintia el exmarido la mató a puñaladas frente a sus tres hijos porque lo había dejado. Pero ella ya andaba con otro en vez de ocuparse de los niños, la muy bárbara.

A Macarena el exnovio le cortó el cuello también porque lo dejó. Pero ella era reina de belleza, se mostraba mucho la chica. A Josselyn la violó su tío durante dos años, y jamás dijo nada. ¿Qué si solo tenía 10 años? Dos años y ella seguía llegando, y todavía agarraba el dinero que le daba el hombre para que no contara, seguro le gustaba.

Y qué decir de Andrea, que salió acusando de violación a su maestro del instituto, cuando todos sabían que era una coqueta y buscona, que le gustaba provocar a los profesores y se les ofrecía para ir pasando las materias. ¿Qué quería? El hombre es hombre y no aguantó tanto.

En un cantón de San Marcos, José Luis, siervo del Señor, tuvo que dejar su ministerio como pastor de la iglesia porque Margarita lo acusó de haberla violado y ser el papá del niño que iba a tener. La muchachita fue una piedra de tropiezo, sin duda.

Y podríamos seguir por un rato largo, porque la lista de víctimas de la violencia machista es eterna. Y la sarta de basura también machista para justificar cada caso, también. Ángeles. Araceli. Lola. Una cada menos de 30 horas. ¿En Brasil? Una violación cada 11 minutos. Y a todas, pero todas, les pasó “por putas”. A todas se les acusa, se les señala, se les culpa, se pone en duda hasta el último minuto su calidad de víctimas.

Mañana puedo ser yo la puta muerta/violada/golpeada del día. Pero estas son tonterías por las que se preocupan las feminazis nomás, que son unas exageradas. Y unas putas. Siempre, siempre putas.

Por favor: Ni una menos.

Este texto es la adaptación de un post compartido por la periodista mexicana Lydiette Carrión en su cuenta personal de Facebook.