miércoles, 10 de mayo de 2017

MASTROPIERO


        Hoy, el PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS DE COMUNICACIÓN Y HUMANIDADES 2017 ha recaído sobre el grupo argentino de humor y música Les Luthiers

Les Luthiers es un grupo argentino de humor, que utiliza la música como un elemento fundamental de sus actuaciones, incorporando instrumentos informales creados a partir de materiales de la vida cotidiana.

Han recibido numerosos premios a lo largo de su carrera, entre ellos el premio Grammy Latino especial a la Excelencia Musical (EE. UU., 2011), y la Orden de Isabel la Católica por su trayectoria (España, 2007). En 2012 se les concedió la ciudadanía española por carta de naturaleza, una concesión especial a personas de particulares méritos.

Durante los años 60, casi todas las facultades argentinas tenían su propio coro musical. En septiembre de 1965, un grupo de universitarios presentó un espectáculo de música de humor donde además del montaje en sí presentaban como primicia un conjunto orquestal de instrumentos completamente novedosos, inventados y construidos por ellos mismos con materiales sencillos. Representaron así la parodia de un concierto. El conjunto estaba compuesto por un solista, un pequeño coro y los mencionados instrumentos musicales no convencionales. La obra central del espectáculo se llamaba Cantata Modatón, cuya música se inspiraba en la Pasión según San Mateo, BWV 244 de Johann Sebastian Bach como forma de parodiar el estilo de las cantatas barrocas, al tiempo que la letra estaba tomada del prospecto de un conocido laxante comercializado en el mercado en esos años.

En 1968, crearon el personaje de Johann Sebastian Mastropiero, que habría de convertirse en un hilo conductor: un Bach chapucero, hedonista y sabihondo, un genio idiota, del que poco a poco van contando su vida: que nació de madre y padre italianos; que tuvo un hermano gemelo mafioso llamado Harold Mastropiero; que a pesar de sus múltiples relaciones amorosas tuvo durante un tiempo una pareja estable en la condesa de Shortshot, y que con ella tuvo varios hijos cuyos apellidos significan lo mismo que el de su madre en distintos idiomas; que contrató a una gitana de empleada doméstica y que ella le dejó de ahijado a Azuceno Mastropiero...

Os dejo con algunos de sus inolvidables números: