domingo, 20 de septiembre de 2015

RUDYARD KIPLING: ALGO DE SÍ MISMO

Coincidiendo con el 150 aniversario del nacimiento del autor de El Libro de la Selva y El Hombre que Pudo Ser Rey, la Biblioteca Nacional acaba de inaugurar la exposición Rudyard Kipling (1865-1936): Algo de sí mismo, que puede visitarse hasta el 7 de noviembre en la antesala del Salón de Lectura de la sede principal de la institución, en Madrid.

La muestra bibliográfica incluye numerosos ejemplares de las obras del Nobel de Literatura, un escritor de enorme talento e imaginación que cultivó con maestría tanto la narrativa larga como la corta, con novelas y cuentos, sin olvidarse de la poesía, a través de composiciones como su famoso 'Si...' incluido en su poemario 'Hadas y recompensas'. Distintas ediciones de sus libros de viajes así como de su autobiografía inacabada ('Algo de mí mismo') también tienen presencia en la exposición.

Su obra alcanzó fama mundial, siendo traducida a numerosos idiomas y, en 1907, la Academia Sueca reconoció la calidad y originalidad de su obra otorgándole el Nobel de Literatura, siendo el laureado más joven hasta la fecha con tan solo 42 años.

                Aquí tenéis su poema Si, y en el vídeo la versión recitada del actor Harvey Keitel:

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
todos la pierden y te echan la culpa;
si puedes confiar en tí mismo cuando los demás dudan de tí,
pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
si puedes esperar y no cansarte de la espera,
o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio,
y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduria...
Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso (desastre)
y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho:
tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,
o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas...
Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto La Voluntad que les dice "!Continuad!".
Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;
si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,
si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos
tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.