viernes, 18 de septiembre de 2015

LAS PRUEBAS

           
Enviado por Pedro

Es el segundo libro de la trilogía literatura juvenil de distopía y ciencia ficción El Corredor del Laberinto escrito por James Dashner.

Resolver el laberinto se suponía que era el final. No más pruebas, no más huidas. Thomas creía que salir significaba que todos recobrarían sus vidas, pero ninguno sabía a qué clase de vida estaban volviendo. Árida y carbonizada, gran parte de la tierra es un territorio inservible. El sol abrasa, los gobiernos han caído y una misteriosa enfermedad se ha ido apoderando poco a poco de la gente. Sus causas son desconocidas; su resultado, la locura.

Entretanto, Teresa ha desaparecido, la organización CRUEL les ha dejado un mensaje, un misterioso chico ha llegado, Aris, que les habla de un grupo B compuesto solo por chicas y alguien ha tatuado unas palabras en los cuellos de los clarianos. La de Minho dice «el líder»; la de Thomas, «el que debe ser asesinado».

Tienen que llegar a un refugio seguro yendo hacia el norte por una ciudad abandonada llena de infectados del Destello, su acicate es que han sido infectados y que en el refugio recibirán la cura para evitar volverse “Idos”. El territorio que deben atravesar es conocido como “La Quemadura” y estaría situado en algún lugar de lo que antes era México.

En la ciudad encuentran a unos inesperados aliados infectados por el Destello: Brenda y Jorge. Con ellos firmarán una tensa tregua con el compromiso de llevarlos al refugio y recibir la cura. Pronto Thomas se debatira entre la reaparición de una hostil Teresa y la extraña relación que va surgiendo entre él y Brenda.

El ritmo de Dashner es agil, con lo que consigue una lectura rápida al darle una mayor importancia a la acción. Sigue un esquema que se va repitiendo: Thomas está en situación de peligro, aparece alguien que lo salva, sus compañeros, Brenda… Los diálogos son cortos, directos. La psicología de los personajes apenas está desarrollada. Muchos de ellos tan sólo son un nombre que se nos da nada más morir; Aris, por ejemplo, desaparece tras su llegada.