martes, 20 de junio de 2017

EL COLOR DEL SILENCIO


16 de julio de 1936, Islas Canarias. Un asesinato desencadena el golpe de Estado de Franco y el inicio de la Guerra Civil española.

20 de julio de 1969, Rabat, Marruecos. Una familia española celebra el aterrizaje de Armstrong en la Luna en el jardín de una antigua mansión. Un asesinato tendrá lugar esa misma noche, destrozando el destino de la familia.

Madrid, época actual. Helena Guerrero es una artista de renombre internacional, conocida por las sombras que invaden sus cuadros y que, aparentemente, reflejan un misterio de su pasado que nadie ha sabido nunca explicar. Ahora, después de muchos años viviendo en el extranjero, en Australia, tres sucesos conspiran para traerla de vuelta a Madrid, tres episodios que reconfigurarán su pasado y su futuro: una terapia psicológica llamada «constelación», una boda en su familia y un correo electrónico de su distanciado cuñado le darán las pistas para descubrir qué sucedió realmente con su hermana Alicia, en 1969.

 Junto con Carlos, su pareja actual, Helena irá en búsqueda de respuestas a las terribles preguntas que la han acechado durante toda su vida. Viajará a Rabat, a la antigua mansión de su familia, La Mora, y se adentrará de nuevo en los frondosos jardines que han resguardado, durante años, con recelo, un oscuro y silencioso secreto familiar, el mismo secreto que parecía hablar, desde hace mucho tiempo, a través del color y de las sombras de sus cuadros.

                Esta novela de Elia Barceló nos presenta la historia de una familia, los secretos que se van escondiendo sus miembros (el padre, la madre, las dos hermanas, el cuñado) y la culpa que arrastran. Por una parte, se nos cuenta la historia de la familia Guerrero, cómo se conocieron los padres, por qué fueron a vivir a Marruecos, el nacimiento de sus tres hijos, así hasta el asesinato y violación de Alicia, la hija mayor. Por otra parte, vemos las indagaciones que va a hacer Helena, que ronda los setenta años, en la actualidad, aunque sea en contra de su voluntad, y sus relaciones familiares casi inexistentes pues hace años que rompió con la familia. Entrecruzando ambas historias, tenemos las cajas que le ha legado Blanca, su madre; cajas que contienen cartas y fotografías para que Helena halle la verdad que se oculta tras todos los secretos.  

Según la autora, el germen de la obra surge de una lectura: la del libro del que el historiador Ángel Viñas teorizó sobre el asesinato del general Amado Balmes, La Conspiración del General Franco. A partir de aquí, Elia Barceló creará los dos personajes principales de su novela; Goyo, Gregorio Guerrero, ese militar convencido de que lo que hace lo hace por el bien de la patria, que, a regañadientes, acepta convertirse en espía ocultando su condición y rango, que se comporta de forma entrañable con su mujer e hijas, que se sentirá abandonado por los suyos (pues todos creen que ya hace tiempo no es militar) y con él que llegamos a empatizar fácilmente, a pesar de sus ideas políticas. Helena, que se casó embarazada, se divorciaría pronto y posteriormente abandonará a su hijo y toda su familia para recorrer Asia con objeto de sentirse libre y encontrarse a sí misma; cómo ha luchado por su independencia, cómo ha tenido que luchar para ganarse el prestigio de ser una de las mejores pintoras a nivel mundial y ser reconocida como tal.