martes, 18 de abril de 2017

ANA JUAN, DIBUJANDO AL OTRO LADO


Hasta el 18 de junio, podemos ver en el Museo ABC, de Madrid, esta exposición que nos descubre el proceso creativo de dos proyectos editoriales totalmente distintos: Otra vuelta de tuerca de Henry James —del que se pueden contemplar tanto los grandes lienzos a color como los dibujos realizados en bitono— y Snowhite, su versión de Blancanieves, donde los dibujos originales realizados con la tradicional técnica de carboncillo toman una nueva dimensión a través de la tecnología.


         Además, Ana Juan presenta Erthaland, Snowhite’s Mystery Tale, una aventura gráfica interactiva que desarrolla actualmente con el equipo de investigación UNIT Experimental (un equipo interdisciplinar de investigadores de la Universitat Politècnica de València especializado en la generación de herramientas transmedia principalmente orientadas a eventos culturales, exposiciones y publicaciones). 

Aquí podremos sumergirnos en el primer capítulo de esta aventura y realizar una visita virtual al entorno en el que transcurre. Asimismo, a través de la realidad aumentada, el visitante podrá resolver diferentes retos que convierten la misma sala en el escenario de juego.


El innovador proyecto rompe con los límites expositivos y nos descubre, de una manera original y pionera en nuestro país, el trabajo de esta ilustradora acercándonos de manera diferente a su mundo de claroscuros, predominado por tonalidades cromáticas donde las sombras y las luces están realizadas con precisos trazos de lápiz de carbón.

La sala del Museo ABC presenta un recorrido doble, el lector podrá contemplar los dibujos originales que sirvieron para ilustrar los libros, y el jugador (o gamer) podrá encarnarse en Snowhite para aventurarse en el videojuego creado a partir de su relato ilustrado. El juego se plantea como una narración paralela al libro y, al mismo tiempo, abierta a nuevas situaciones, personajes e incluso finales. Aquí podremos sumergirnos en el primer capítulo del juego y realizar una visita virtual al entorno en el que transcurre. Además, a través de la realidad aumentada, el visitante podrá resolver diferentes retos que convierten la sala del Museo en el escenario de juego. Estos proyectos se ven complementados con la exposición de múltiples bocetos y vídeos que desgranan el proceso creativo de la ilustradora.