jueves, 7 de abril de 2016

MITO


Los personajes de esta obra de teatro de Antonio Buero Vallejo son actores que representan una ópera sobre el Quijote. Uno de ellos, Eloy, que encarnaba a don Quijote en la ópera antes, piensa que los marcianos viven entre nosotros y nos observan, y Simón, que representa a Sancho, también cree en esa ilusión. Este hecho provoca las burlas de sus compañeros que les hacen creer en un momento determinado que montan en un platillo volante (un Clavileño modernizado). Igual que esta escena hay otras que recuerdan diversos momentos de la obra de Cervantes, como al final, cuando Eloy, al volver a la realidad y ayudar a un fugitivo de la policía, muere.

Francisco García Pavón en el prólogo de esta obra en la edición de Austral, escribió: “Un libro de Antonio Buero Vallejo para una ópera que no logró música que lo completase. Escrito en verso libre, a petición de  un prestigioso músico español, que tenía buenas perspectivas para estrenarlo en el extranjero, y convenía basarlo en un tema muy español y a la vez universal. Buero eligió la historia de don Quijote, pero injertándola en otro mito actual: el de los platillos volantes. Estamos ante una recreación quijotil. Queda evidente desde la primera escena, en la que unos actores -teatro en el teatro- interpretan los últimos momentos de la agonía de Alonso Quijano: "

VOZ l.ª 
¡El loco va a morir!
  VOZ 2.ª               
¡Se muere el loco!
VOZ 3.ª               
¡Triste es nuestro vivir!
VOZ 4.ª               
¡Somos bien poco!
VOZ 5.ª               
Deja tu espada y tu pena           
a mi orilla reposar.         
Yo soy el agua serena   
que tu sed quiere aplacar.         
 VOZ 4.ª              
¡El loco va a partir!
VOZ 3.ª               
¡Por él yo ruego!
VOZ 2.ª               
¡Cuerdo se halla al morir!
VOZ 1.ª               
¡Ya no está ciego!
LA SOBRINA      
¡Mi tío y señor se muere! ¡Se nos muere!         
EL AMA               
¡Mi señor Don Alonso morir quiere!     
CRIADO              
¡Don Quijote agoniza! ¡Dios lo ordena!
 CRIADA l.ª        
¡Nuestro Señor acoja su alma buena!  
CRIADA 2.ª        
¡Se muere!
EL AMA               
¡Mi señor!
LA SOBRINA.    
¡Ya se nos va!
BACHILLER         
Que no os oiga él llorar, por caridad.     
EL CURA             
Muy cierto es que está cuerdo y que se muere
Quijano el Bueno, porque Dios lo quiere.           
LA SOBRINA      
¡Buen Jesús!
EL AMA               
¡Mi señor, no coja frío!
LA SOBRINA      
¡Vuelva a arropar sus carnes, señor tío!              
 BARBERO          
Don Alonso, aún podría yo sangrarle    
y de aquesta flaqueza rescatarle.           
DON QUIJOTE  
No, buen barbero, no. Ya no estoy loco,             
y sé que me voy yendo poco a poco.    
 VOZ 5.ª              
El Caballero llegaba       
a la fontecica fría            
para aliviar su agonía    
y el agua no le saciaba.
EL CURA             
Alguna moza es, que no repara...           
DON QUIJOTE  
¡Si alguien en el Toboso así cantara...!  
Llamad a Sancho.
 SANCHO            
¡Padre y dueño mío!
DON QUIJOTE  
Sancho, perdóname tu desvarío.           
SANCHO             
Vuesa merced un buen consejo tome.
Vuesa merced no muera y se levante  
dejando esa tristeza que le come.         
Al campo nos iremos de pastores          
y a Doña Dulcinea cantaremos 
con el zurrón repleto de primores.        
DON QUIJOTE  
¡Ah, Sancho bueno, tu alma simple y pura         
aún quisiera soñar junto a la mía            
en una España llena de ventura!            
Despierta ya. Que en los nidos de antaño,         
Sancho infeliz..., no hay pájaros hogaño...         
 (Muere. Sollozando, todos se arrodillan y se santiguan.
La voz femenina termina la copla.)
 VOZ 5.ª              
El Caballero partió.        
La fontecica lloraba       
y de sollozar no acaba  
porque él ya nunca volvió...

PREMIO CERVANTES 1986