lunes, 6 de junio de 2016

BUSCANDO A ALASKA


                Enviado por Andrea (B1C)

Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres le lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rabelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran Quizá y le robará el corazón...

Después nada volverá a ser lo mismo.

Miles y Alaska se enfrentan a preguntas intemporales: ¿Qué significado tiene nuestra existencia? ¿Podemos llevar una vida plena tras vivir una tragedia sin resolver?

En mi opinión, la novela de John Green es un libro de adolescentes bastante diferente al resto, tanto por su trama como por su lenguaje coloquial ameno. No es el típico libro de adolescentes en la edad del pavo, enamorados, con un final feliz, sino que es un libro que te muestra la ida tal y como es, con sus dificultades y sus trabas.

 También hay que valorar que en esta historia mucha gente pueda sentirse muy identificada y quizá es eso lo que hace especial al libro.

En primer lugar, con Miles, el típico chico adolescente, muy tímido e inteligente, que se siente marginado porque no encuentra su lugar y cree que no encaja en ningún sitio. Por ello se traslada al internado de Culver Creek, donde se enamora de Alaska. Es un tanto raro, y su mayor afición es memorizar las últimas palabras de personas célebres y famosos. Una de esas citas le lleva a buscar su gran aventura.

Por otra parte, con Alaska, una chica con problemas mentales causados por una infancia muy dura que la conducen directamente al suicidio. Es una adolescente misteriosa y diferente, una chica rebelde que lucha por lo que quiere. No ha tenido una vida fácil, pues su madre murió cuando ella tenía 6 años, su novio no se preocupa de ella, y tiene miedo a su padre. Es adicta al tabaco, al alcohol y a la literatura en iguales proporciones

Para mi, Buscando a Alaska ha sido un libro que realmente me ha hecho reflexionar y sentirme muy identificada con ciertos personajes. Sin embargo, me ha sabido a poco. No sé exactamente si por su final inconcluso y abierto, o por sus escasos giros de guión. No es un libro con el que constantemente te preguntes que va a pasar, si no que más bien, te preguntas el por qué, Y quizás ese sea el problema, que en este libro, nunca hay un por qué. Me parece la novela más realista del autor, porque pienso que puedes empatizar con los personajes y que son cercanos al lector.

Os dejo con la reseña que subió el novelista Javier Ruescas a internet: