miércoles, 5 de noviembre de 2014

RECUERDA, RECUERDA EL CINCO DE NOVIEMBRE

Enviado por Paco

Recuerda, recuerda,
Y no se te olvide.
Recuerda, recuerda,
el cinco de noviembre,
el complot de la pólvora y la confabulación.
No existe motivo
para el olvido de la pólvora y la traición.


V de Vendetta es una colección de 10 comics book guionizados por Alan Moore y dibujados por David Lloyd que fueron editados por primera vez entre 1982 y 1988.

Alan Moore se inspiró en Guy Fawkes, quien representa al primer hombre en la historia moderna que se enfrentó a las leyes establecidas para hacer justicia a su manera (detener las persecuciones que el rey Jacobo I de Inglaterra llevaba a cabo contra los católicos). Este acto, "La Conspiración de la Pólvora", consistía en detonar una gran cantidad de toneles de pólvora en el interior del edificio de La Cámara de los Lores, llevando así a cabo el asesinato de todos los que aprobaban la persecución a los católicos, incluyendo al rey Jacobo I. Guy Fawkes fue elegido para llevar a cabo la detonación, pero sería detenido antes de que pudiera realizar el trabajo y lo quemarían en la hoguera acusado de alta traición.



La historia comienza un 4 de noviembre distópico, a finales de los 90 después de una gran Guerra Nuclear que ha destruido medio planeta, en el que Inglaterra es gobernada por un régimen dictatorial ultraconservador y fascista llamado Fuego Nórdico, al frente del cual se encuentra el líder Adam Sutler. La gran masa social acepta el régimen totalitario que controla todo pero hay un hombre misterioso con una máscara de Guy Fawkes, que dice llamarse V y que quiere acabar con los fascistas instaurando la anarquía en Reino Unido.

El comic comienza cuando Evey Hammond, una mujer que,  tras malvivir varios años, decide dediarse a la prostitución al haber conocido a algunas chicas que ganaban dinero con ello. Pero,  el primer día se topa con un "Dedo", un agente de la maquinaria fascista que dirige Londres tras esa guerra mundial. Corruptos hasta la médula, se juntan un grupo de agentes para darle una lección a Evey sobre lo que significa vender su cuerpo en las calles. En el último momento, un ser con capa y una máscara aparecerá desde las alturas salvándola de su destino y matando a tres de los agentes en el proceso. Desorientada y asustada, Evey será acompañada por V hasta La Galería de las Sombras, su refugio, donde habrá ocasiones en las que parezca una prisionera y otras una invitada. A lo largo de la historia iremos descubriendo cada vez un poco más acerca de V, un ser dedicado por entero a la venganza y que es capaz de pedirle cuentas a la justicia por su inacción.



Citando pasajes de Shakespeare, el argumento está englobado entre esas obras mágicas y críticas con la sociedad del día a día como 1984 de George Orwell, o Farenheit 451 de Ray Bradbury. Quizás V de Vendetta sea una obra que hoy por hoy, debido a los acontecimientos que podemos ver a todas horas en la televisión, en los periódicos y en nuestra propia realidad, sea de tremenda actualidad;  V de Vendetta es muy crítica con la corrupción de la sociedad y el estado de bienestar.

          Como muestra, el genial discurso de V en la televisión:

¡Buenas tardes, Londres!... permitid que, primero... me disculpe por la interrupción...

...yo, como muchos de ustedes... aprecio la comodidad de la rutina diaria... la seguridad de lo familiar... la tranquilidad de la monotonía... a mí, me gusta tanto como a vosotros... pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado... (normalmente asociados con la muerte de alguien... o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla... y que se celebran con una fiesta nacional)...

...he pensado que podríamos celebrar este 5 de noviembre... (un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda)... tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida... para sentarnos y charlar un poco... hay, claro está, personas que no quieren que hablemos... sospecho que, en este momento... estarán dando órdenes por teléfono... y que hombres armados ya vienen en camino...

…¿Por qué? Porque mientras puedan... utilizarán la fuerza... ¿Para qué el diálogo? ... sin embargo... las palabras siempre conservarán su poder... las palabras hacen posible que algo tome significado... y, si se escuchan... enuncian la verdad... y la verdad es... que en este país... algo va muy mal, ¿no? ...crueldad e injusticia... intolerancia y opresión...

...antes tenías libertad para objetar... para pensar y decir lo que pensabas... ahora, tienes censores y sistemas de vigilancia que nos coartan para que nos conformemos y nos convirtamos en sumisos...

...¿Cómo esto ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable?... ...bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros... y tendrán que rendir cuentas... pero, la verdad sea dicha... si estás buscando un culpable, sólo tienen que mirarse al espejo...

...¿Por qué lo hiciste?... porque tenías miedo ¿Y quién no?... guerras, terror, enfermedades... había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común... el temor pudo con vosotros... y, presas del pánico, acudisteis al actual líder..., Adam Sandler...

...os prometió orden... os prometió paz... y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión...

...anoche intenté poner fin a ese silencio... anoche destruí el Old Bailey... para recordar a este país lo que ha olvidado... hace más de cuatrocientos años... un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria... su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras... son metas alcanzables...

...así que si no abren los ojos... si siguen ajenos a los crímenes de este gobierno... entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria... pero si veis lo que yo veo... si sienten lo que yo siento y si persiguen lo que yo persigo... entonces, os pido que os unáis a mí, dentro de un año... ante las puertas del parlamento... y juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás... jamás nadie olvidará…