lunes, 24 de julio de 2017

EL PUEBLO DURMIENTE


Érase una vez una princesa, un hada enfadada, un conjuro y un pueblo condenado a dormir cien años.

Rébecca Dautremer señala que su idea original no era trabajar sobre el cuento de La Bella Durmiente de Charles Perrault, sino sobre un lugar donde todo el mundo se hubiera quedado dormido y esperara a ser despertado. ", explica la artista a Efe. Intenta hacer un guiño, una vuelta de tuerca, a la historia tradicional para producir un efecto diferente y atractivo: despertar al lector. Aunque pensó en realizar todas las ilustraciones a color, cuando escribió el texto se dio cuenta de que necesitaba mostrar la diferencia entre los dos mundos, los protagonistas como espectadores en blanco y negro, de pequeño tamaño, y el resto dormido, a todo color y a toda página.


"Quería mostrar que tenemos que formar parte del mundo, que no nos podemos apartar y ser solo espectadores de lo que ocurre. Hay que participar", insiste Dautremer, que señala cómo los dos espectadores tienen que introducirse en la historia.

Al comienzo, Rébecca Dautremer sitúa a dos personajes apenas delineados a lápiz sobre un inmenso fondo blanco. Un simpático anciano es el encargado de enseñarle a un apuesto joven el extraño suceso que ocurre en la página contigua. Se cuestionan sobre la veracidad de lo que observan: un pueblo en el que todos duermen. ¿Es acaso posible? ¿Puede ser verdad? se preguntan y, al hacerlo, ponen en duda el universo de ficción.


A diferencia de los personajes, las ilustraciones del pueblo cuentan con todo el peso del realismo. Están a color y muestran todo tipo de detalles, con cuidadosos encuadres y elaboradas escenografías. Tienen un aire vintage y están dentro de un marco fotográfico, propio de las cámaras polaroid. Un recurso divertido de la autora para conferir verosimilitud a un pueblo gobernado por la magia.



La acción parece situarse en los años 20, haciendos referencias a otras manifestaciones artísticas: los carteles, el cine, la música, el circo… Así veremos la orquesta de mujeres "Las 7 hadas", los boxeadores abrazados en medio del combate, la mujer del restaurante con el cartel de Boggart al fondo.