domingo, 26 de julio de 2015

BAJO LA FRÍA LUZ DE OCTUBRE

Enviado por Alicia, S3C:

Esta novela de Eloy Cegbrián es un relato de tipo histórico, donde la protagonista, Maruja, da cuenta en primera persona de muchos recuerdos desde el fallecimiento de su abuela (verdadera conciencia de la adolescente) hasta la libertad recuperada del padre preso. Es la confesión de una adolescente que vive el establecimiento de la República, los momentos de crisis, el levantamiento militar del 36, los desastres de la guerra, los temores de la inmediata posguerra y las trágicas represalias de los años 40.

Aunque novelado, el libro supone un testimonio verosímil de una época histórica relativamente reciente como fue la guerra civil española y la posguerra. Una historia que refleja la situación individual y social de unos personajes fuertemente presionados por la inestable situación de la España de 1936. Y todo ello contado por una joven a la que la guerra sorprende en el bando republicano, en una capital de provincias. Poco a poco y con un estilo contenido pero realista, la joven narra las peripecias de una guerra que hace difícil su vida y la de los suyos, pero también va forjando su personalidad.

Esa «fría luz de octubre» que percibe nuestra protagonista es la luz tenue, nostálgica y cargada de experiencias horribles; es el tremendo paso de una infancia plena a una juventud malograda a causa de la guerra. Una luz que aparecerá sólo al final, el momento de la reflexión y del recuerdo de unos años demasiado intensos.

La novela es un excelente documento para adolescentes y jóvenes de lo que ocurrió en nuestro país hace más de 60 años: La situación política de la época, las elecciones ganadas por el Frente Popular, la proclamación de la Segunda República en abril del 31, el nombramiento del general Franco como jefe de todos los ejércitos, el estallido de la guerra, la toma de las principales ciudades, los nombres de las batallas, los bombardeos, los heridos de guerra, los prisioneros... Además, el relato maneja temas interesantes para la reflexión: el despertar brusco a la vida, el inicio de la madurez, el arraigo familiar en circunstancias dramáticas, el paso del tiempo, la magia de esa abuela ya muerta pero que sobrevive en el recuerdo de la protagonista, el afán de supervivencia...

Esta novela me ha gustado mucho porque representa las consecuencias que provocó aquella guerra, a mi parecer, innecesaria. Recoge la memoria histórica de un país, que la tiene muy abandonada y que afecta a nuestra sociedad actual, pues un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.

PREMIO JAÉN 2003 DE NARRATIVA JUVENIL