jueves, 11 de febrero de 2016

AMBROSE BIERCE Y LA REINA DE PICAS


San Francisco, finales de la década de 1880.

Un joven auxiliar de imprenta y aspirante a reportero, Tom Redmond, se une al temido escritor y editor del semanario satírico The Hornet, Ambrose Bierce, para investigar una serie de brutales asesinatos de prostitutas cometidos en un barrio de la emergente ciudad. El asesino, conocido como el Destripador de Morton Street, deja siempre un naipe del palo de picas sobre los cuerpos desnudos de sus víctimas.

Las conjeturas iniciales, así como las pruebas practicadas, apuntan a que tras la salvaje cacería podría estar una poderosa familia de nuevos ricos de dudosa integridad aliada con los inmorales y a menudo violentos propietarios del monopolio del ferrocarril.

Para Tom Redmond, que teme por la vida de la joven por la que se siente atraído, resolver el misterio es de importancia capital, para «el amargo» Bierce es solo una nueva oportunidad para alimentar su guerra particular contra los magnates de la minería y de la todopoderosa Southern Pacific Railroad y sus políticos títeres.

Ambrose Bierce y la Reina de Picas es tanto una narración de ambientación histórica como una apasionante novela de misterio, el retrato que realiza Oakley Hall —autor de la novela de culto llevada al cine Warlock (1958) y especialista en la historia del Oeste americano— dando vida al genial escritor norteamericano Ambrose Bierce resulta impecable.

Es la primera de una serie de misterios policíacos protagonizada por el ácido escritor norteamericano como personaje literario. Hall coloca a  Ambrose Bierce y a su joven ayudante en el escenario de un San Francisco, en pleno crecimiento de finales del siglo XIX. Los grandes empresarios del ferrocarril, las mafias políticas, la corrupción y el poder de la prensa,  serán los elementos del telón de fondo. En esta novela, los crímenes parecen emular los hechos de Jack el Destripador.

Hall con un  lenguaje sencillo y fluido consigue una novela dinámica que se lee con rapidez y en la que resulta difícil perder el hilo. El verdadero protagonista de la novela es Tom Redmond, cuya ingenuidad contrasta frente a la experiencia y cinismo de Bierce. Son de destacar los textos periodísticos, tanto de Bierce como de su discípulo, que se alternan con la narración y sirven para retratar perfectamente la sociedad de ese momento.

En esta novela Hall va más allá de la habitual recreación literaria a partir de determinados hechos reales y nos ofrece una subyugante y peculiar historia policíaca, en la que cada capítulo se abre con una corrosiva definición tomada de El Diccionario del Diablo, la patibularia y desternillante recopilación de aforismos de Ambrose Bierce; veamos la primera que nos ofrece el libro:

HOMICIDIO: Muerte de un ser humano por otro ser humano. Hay cuatro clases de homicidio: el alevoso, el excusable, el justificable y el encomiable, aunque al muerto no le importa mucho estar incluido en una o en otra; la distinción es para uso de abogados.