viernes, 26 de diciembre de 2014

EL APRENDIZ DEL ESPECTRO

Enviado por Tomás

Es el primer volumen de las Crónicas de la Piedra de Ward

No abras la puerta a nadie.
No dejes que la vela se apague.
Cuando llegue la medianoche baja al sótano…
el Espectro ha llegado.

Thomas Ward tiene trece años, es el séptimo hijo de un séptimo hijo y vive feliz en una granja junto a sus padres, su hermano y su cuñada embarazada. Todo cambia cuando, una tarde, viene a buscarlo un Espectro para llevárselo como aprendiz. Junto a él deberá enfrentarse a criaturas malignas: brujas, boggarts, espíritus y aparecidos. Thomas no quiere marcharse pero su madre, que tiene poderes ocultos, insiste en que ésa es su obligación y su misión en el mundo. Así pues, no tiene más remedio que obedecer. Durante su aprendizaje, Thomas descubre los secretos del espectro, se somete a pruebas terroríficas (como pasar una noche solo en una casa encantada) y recibe valiosos consejos (nunca te fíes de las niñas con zapatos de punta). Todo marcha bien hasta que Alice, una chica del pueblo, se cruza en su camino. Es la sobrina de la bruja Lizzie la Huesuda y engatusa a Thomas para que libere de su prisión a Madre Malkin, una malvada hechicera. Desde ese instante, las cosas se ponen muy difíciles para el joven e incluso para su familia.

El personaje del espectro nos recuerda bastante al brujo Geralt de Rivia creado por el escritor polaco Andrzej Sapkowski. Es un personaje que tiene ciertas capacidades para percibir el mundo sobrenatural y lo oscuro y que toma el trabajo de proteger a la población contra ello.

Es un libro ameno, que se lee rápidamente, dinámico, sabe mantener el interés. Delaney utiliza un estilo sencillo a la hora de escribir. Los personajes son mucho más humanos y menos arquetípicos que en otras novelas de corte fantástico. Por cierto, pocas espadas mágicas y hechizos se ven en el libro, a diferencia del trailer de la película que se estrena esta semana con el título El Séptimo Hijo: