miércoles, 28 de enero de 2015

DÍA ESCOLAR DE LA NO VIOLENCIA Y DE LA PAZ

Desde 1964, para conmemorar la muerte de Gandhi, asesinado el 30 de enero de 1948 por un fanático hindú, se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, reconocido por la UNESCO en 1993. 

En esta fecha se recuerda la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.

Este día fue instaurado en España en 1964 por Lorenzo Vidal, quien lo veía como una jornada seglar educativa de pacificación, con el fin de llevar a los alumnos por el medio de la reflexión personal al mensaje de que "el amor es mejor que el odio, la No-violencia mejor que la violencia y la paz mejor que la guerra" 

Para conmemorar este día os dejo con par de poemas y sus versiones musicalizadas por Gabriel Sopeña:

LA PAZ, POR TI

Por ti la luz del hombre es mas amada 
y la sombra, por ti, mas escondida. 
Por ti altas cumbres puede ser la vida 
y la muerte por ti ser enterrada.

Por ti la noble mano encadenada
puede ser justamente desceñida.
Y por ti en la mañana conseguida
puede la libertad ser liberada.

No más, por ti, las nieblas, el espanto.
No más, por ti, la angustia, el duelo, el llanto.
No más, por ti, la sorda y triste guerra.

Si, por ti, el despertar de la armonía.
Si, por ti, el sueño humano a pleno día.
La paz, por ti, la paz sobre la tierra.

Rafael Alberti


SILABA SOLA 

Tú, Paz, dura y difícil sílaba, 
Bajo el insomnio de los siglos, muda, 
Penúltimo o novísimo alarido 
De la inmortalidad que crucifican 
En un acta de conciliación efímera. 
Tú, Paz: sílaba lenta, 
Sílaba sola, entrometida seas 
Con tu desvergonzada intromisión 
En las tesis del hierro y del fósforo; 
Tú, sílaba del escándalo, 
Escrúpulo de agudo pincho contra las satisfechas panzas; 
Tú, entrometida errata que desluzca 
El último rencor que compuso la imprenta; 
Tú, entrometida que se desgañita 
Como un áspero hueso que quiso sonar flauta 
En la modulación de la paloma; 
Tú, con tu guerra santa: entrometida seas. 
Di: ¿qué odres abiertos, qué matriz insinúas, qué útero 
Que pariría al hombre en el lecho mezquino de la Historia?. 
Entrometida seas como mano que nadie dispara al alargarla. 
Abierta seas como un himno. Canta. 
Canta bajo el chirrido de las constelaciones, 
Sobrevuela la bóveda que se desplomará con los Estados. 
Tú, ¿eres el Pez? 
Di: ¿eres el Pez?. 
Si eres el Pez, ¡ oh, Paz!, ¡oh, Voz!, sácanos de este pozo 
De feroces caníbales que el sonar no intercepta, 
Oh, Paz, sílaba sola, 
Dura, buida sílaba que hostigan asechanzas o tiburones. 
  
Jose Antonio Rey del Corral