viernes, 16 de enero de 2015

LA CRUZADA DE LOS NIÑOS

Cuenta la historia que, en el año 1212, millares de niños cristianos, siguiendo el llamamiento de un muchacho, organizaron una Cruzada y se encaminaron a Tierra Santa para librar Jerusalén del poder de los sarracenos.

CRUZADA EN 'JEANS', de Thea Beckman

Por un azar imprevisto, Rudolf Heftling, un muchacho del siglo XX, atraviesa un túnel del tiempo y se ve forzado a unirse a la Cruzada de los Niños. Rudolf contempla con ojos atónitos el mundo medieval y observa asombrado las virtudes y los defectos del espíritu caballeresco. Comparte las aventuras y las penalidades de los jóvenes cruzados y, con sus conocimientos de hombre del siglo XX, los ayuda a sortear mil peligros, a resolver difíciles problemas y a no caer en las asechanzas de quienes quieren abusar de su buena fe.

Por ejemplo, una noche, Augustus, decide confesar a Rudolf lo que realmente pasa, que ni él ni Anselmus son frailes, ni Nicolás santo, sino un joven engañado por los supuestos frailes, que decidieron hacer esta cruzada para llevar los niños al mercado negro de esclavos a África. Rudolf intentará evitarlo, pero no sabe cómo. Decide contarle todo a Leonardo, quien convence al duque del lugar de que las naves no deben abandonar el puerto. Consigue su propósito, pero los tres mil 3000 niños deciden seguir por otra ruta diferente hacia Jerusalén.

EL BARCO DE LOS NIÑOS, de Mario Vargas Llosa, con ilustraciones de Zuzanna Celej.


Es el undécimo título de la colección de cuentos Save the Story, proyecto a cargo del escritor Alessandro Baricco que, con la colaboración de grandes escritores contemporáneos. Esta colección surge con la vocación de rescatar a los clásicos de la literatura universal para las nuevas generaciones de niños. Una colección en la que ya han participado autores de la talla de Umberto Eco, Andrea Camilleri, Dave Eggers o Yiyun Li.

Se trata de la reescritura de la obra original LA CRUZADA DE LOS NIÑOS  del autor francés Marcel Schwob, inspirada en los increíbles y trágicos acontecimientos –mezcla de realidad histórica y ficción oral– que tuvieron lugar en 1212, cuando un grupo de niños, movidos por un intenso fervor religioso, se propusieron iniciar una Quinta Cruzada para salvar a Jerusalén de la ocupación musulmana.

La historia comienza a partir del encuentro de un niño y un anciano que contempla el mar, según dice, a la espera del barco de los niños. ¿Cómo es el barco de los niños? ¿Quiénes iban en él? ¿Adónde se dirigían? El anciano, como narrador, desenvuelve una historia cargada de aventuras, magia y nostalgia, con un conmovedor desenlace, pues Vargas Llosa sabe en qué momento suspender la resolución de la intriga para aumentar la tensión y despertar nuestro interés.


Érase un viejecillo que cada mañana muy temprano, sentado en una banca de un pequeño parque de Barranco, contemplaba el mar

Fonchito lo divisaba desde su casa, mientras se alistaba para ir al colegio. Aquel viejecillo lo intrigaba: ¿qué hacía allí, solo, a estas horas, todos los días? Y sentía por él un poco de pena. Un día, sin poder aguantar más la curiosidad, apenas se levantó y, antes de que pasara el ómnibus del colegio a recogerlo, salió de su casa y fue al parquecito. Se sentó en la misma banca que el anciano y, luego de un momento de vacilación, tomando fuerza murmuró: "Buenos días". Aquél se volvió a mirarlo. Fonchito advirtió que en la cara llena de arrugas del anciano destellaban unos ojos vivos y todavía jóvenes. Unos ojos tan intensos que parecían haber visto todas las maravillas que hay en el mundo. Sus cabellos eran muy blancos, al igual que sus cejas, y su tez, rasurada con esmero, lucía muy pálida, casi translúcida. Se lo notaba muy frágil; su extremada delgadez le daba un aspecto casi aéreo. Vestía con modestia pero gran corrección, un traje gris, un suéter azul, una corbatita oscura con un nudo pequeñito y unos zapatos negros algo ajados por el tiempo que parecían recién lustrados.

PREMIO PRÍNCIPE ASTURIAS DE LAS LETRAS 1986
PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2010